Phd_IdentidadDigital

Estoy cursando el 2º año de doctorado. Aún me quedan 3 por delante para poder poner ideas juntas, darles sentido y publicar mi tesis.

El tema es la identidad digital y cómo la construimos; aunque como todo doctorando, sigo dando vueltas al tema: si es el correcto, si aporta algo original y en última instancia, si el tiempo que le estoy dedicando a la investigación puede aportar algo a los demás. El mundo académico tiene sus propias reglas y una es que la creación de conocimiento debería tener un impacto positivo en la sociedad. No sé si conseguiré crear conocimiento nuevo y mucho menos si lo que haga va a tener impacto, pero sí me gustaría compartir el camino y despertar algunas reflexiones.

Es por eso que me animo a empezar a contar resultados e ideas de la mejor forma que se puede contar un proyecto como este. Desde la propia red.

@phd_identidadDigital es la cuenta de Instagram que he creado para empezar a contar el proceso. Comentarios, puntos de vista y opiniones son muy bienvenidas.

Gracias.-

La magia del Feedback: sigue el camino de baldosas amarillas

Se han escrito muchos libros sobre cómo dar feedback (y recibirlo) pero sigue siendo una tarea pendiente a nivel social. A lo largo de mi vida profesional me han dado feedback sobre mi trabajo, algunos constructivos, otros en cambio devastadores. El feedback es una herramienta muy poderosa, puede encumbrarnos, motivarnos a ser mejores, hacer que nos enfoquemos en algo con pasión o puede destrozar sistemáticamente nuestra autoestima y llevarnos a tomar decisiones como cambiar de trabajo o replantearnos nuestra valía personal.

En mi primer panel de doctorado he tenido mucho feedback: 3 personas distintas comentando mi trabajo por turnos delante de mis compañeros. Toda una experiencia pública. Me han hecho preguntas sobre mi marco teórico, la pregunta de investigación, mis problemas éticos en el trabajo de campo… y me han indicado todo el universo de cosas que aún me faltan. Las sensaciones al salir han sido muy interesantes.

  1. Desasosiego: el feedback me ha dejado una cosa clara, tengo que dar un par de pasos atrás. Me falta una pregunta que enfoque el camino a seguir. ¿Qué quería Dorothy? Encontrar al Mago de Oz. ¿Por qué? Para poder volver a casa. En mi caso el tema está claro, pero es demasiado amplio. Me falta una pregunta que ayude a hacerlo más tangible y concreto, eso limitará el campo de investigación y lo hará más abordable. Mis deberes este verano son leer y hacerme preguntas.
  2. Placer: el panel fue sobre todo una discusión intelectual. Estamos habituados a los placeres inmediatos y físicos: la comida, el sexo, el descanso…pero la mayoría de nosotros no es consciente de los momentos en que está disfrutando de un placer intelectual. Un libro, una película, música, un videojuego, resolver un problema o estar en una conversación que supone un reto a nuestra inteligencia. Eso también es placer. Lo que vulgarmente llamamos «que te follen el cerebro» es un proceso en el que tus neuronas empiezan a crear nuevas sinapsis, conectándose de maneras nuevas y encontrando caminos por recorrer dentro de tu materia gris. Mientras te enfrentas a retos tu cerebro está creando un Narnia, una Tierra Media, un País de Nunca Jamás y todo un mundo de baldosas amarillas. El placer intelectual crea adicción, nos vuelve yonkis y se hace más fuerte con el tiempo.
  3. Agradecimiento: Decía más arriba que el feedback mal dado puede ser devastador; pues el bueno despeja la niebla y descubre nuevos caminos. Pocas veces se tiene a tres profesionales con experiencia dando indicaciones de cómo seguir el camino y a compañeros que contribuyen orientando también desde los pasos que ellos mismos han dado. Un espantapájaros, un león, un hombre de hojalata, la buena bruja del norte…compañeros de viaje que nos acompañan una parte del camino para hacerlo más fácil. Al viaje sólo podemos darle sentido nosotros mismos, pero es bueno saber que no se camina solo.

El primer feedback de la universidad ha sido todo eso. Sé por compañeros que no siempre es así de positivo, así que razón de más para sentirse afortunada. Me gustaría pensar que es posible trasladar este ambiente de aprendizaje continuo al mundo profesional sin problemas, pero el contexto es distinto. La necesidad de resultados limita mucho los tiempos y el número de veces que está permitido equivocarse. Aún así estoy convencida de que todos debemos entrenarnos en los procesos de feedback, aprender a recibirlos nos ayuda a crecer, aprender a darlos señala nuevos caminos de baldosas amarillas.

Aprendizaje.

¿Qué es un panel de doctorado? – UAB

El primer año de doctorado ha sido una pasada, así en líneas generales. Y eso a pesar de que la mayor parte del tiempo me he sentido perdida entre la burocracia, y sin una idea clara de qué es lo que estoy haciendo y de cómo va a cristalizar todo esto en una tesis. Sin embargo lo valoro positivamente, estoy disfrutando mucho del aprendizaje y de la experiencia. Sentirse perdido el primer año es lo normal.

El jueves pasado me enfrenté a mi primer panel. No tenía muy claro qué era ni para qué servía exactamente, así que ahora que ya he vivido uno me gustaría contar lo que he aprendido. Espero ayude a reducir las incertidumbres de otros doctorandos.

¿Qué es un panel?

Un panel no es más que una puesta en común de cómo va el proyecto de tesis. Se trata de contar el trabajo que se ha hecho hasta ese momento: bien sea por artículos o tesis tradicional y supone responder a preguntas ante un tribunal que previamente se habrá leído lo que hayamos escrito.

¿Cómo es el protocolo?

1. Envío de proyecto o escritos al director de tesis.

Para preparar el panel tenemos que recopilar lo avanzado de la investigación y redactarlo. Serán nuestros artículos o bien los primeros capítulos de la tesis. Nuestro director nos dará un primer feedback y hará un informe de seguimiento.

2. Subir documento al campus online.

Una vez que hayamos recibido el primer feedback de nuestro director de tesis, deberemos subir la documentación para que la lea el comité del programa de doctorado. En el caso de la UAB (Universidad Autónoma de Barcelona) el informe del director y nuestros capítulos o artículos, se suben al Moodle online. Un campus virtual. Supongo que esto dependerá de cada escuela pero las universidades públicas españolas siguen más o menos el mismo procedimiento.

3. Adjudicación de tribunal y fecha del panel

El comité del programa de doctorado adjudica un tribunal y una fecha para el panel. El Tribunal puede estar compuesto por profesores de la misma facultad o bien de estudios similares. En mi caso había profesores de sociología, a pesar de que mi programa de doctorado pertenece a la facultad de Psicología Social.

El tribunal se leerá lo que hemos avanzado y mandará unas preguntas sobre el mismo días antes del Panel. Suelen ser preguntas constructivas que ayudan a reconducir el proyecto, bien en el marco teórico o bien en la parte empírica.

4. Preparación de las respuestas.

Una vez que hemos recibido las anotaciones, preguntas y comentarios a nuestro trabajo, debemos preparar una exposición oral que sea capaz de responderlas. En mi caso las preguntas estaban relacionadas con el marco teórico, que aún no está del todo construido, recomendaciones sobre el análisis de género y comentarios sobre mi pregunta de investigación.

5. Panel

El día del panel lo normal es ir un poco nervioso. Siempre queda la sensación de no haber avanzado lo suficiente. Para reducir el estrés recomiendo estructurar la intervención oral en tres partes:

  • Introducción: aquí expondremos en qué año de doctorado estamos, si es a tiempo parcial o completo, cuál es nuestra pregunta de investigación y cómo la estamos abordando.
  • Respuesta a las preguntas del tribunal: Debemos responder una por una las preguntas que nos llegaron a cada uno de los miembros del tribunal que nos la haya hecho. Aquí lo importante es la humildad y la honestidad. Si hay algo que no hemos abordado es mejor dejarlo claro y no marear la perdiz, esto permitirá que luego nos orienten cuando llegue su feedback final.
  • Próximos pasos: para finalizar es importante explicar qué vamos a hacer en los meses siguientes dentro de la planificación del proyecto de tesis.

6. Feedback final del tribunal

Tras nuestra intervención el tribunal suele hacer recomendaciones finales, comentarios o sugerencias. Esta parte es muy valiosa, vale la pena tomar notas.

Tribunal: ¿Cómo posicionarnos ante la voz de la experiencia?

Un doctorado es una cosa muy personal. Es una investigación “juan palomo”. El doctorando decide qué quiere investigar, cómo y por qué. Nadie más puede responder esas preguntas que el doctorando. Sin embargo, no hay que olvidar que es un proceso de aprendizaje. Es importante que tengamos en cuenta los comentarios y sugerencias del tribunal, pero que incorporemos a nuestro proyecto sólo las que nos parezcan pertinentes.

En mi caso podría decir que me han “dado cera” cosa que agradezco inmensamente. Siendo el primer año y a tiempo parcial, aún estoy a tiempo de reconsiderar muchos aspectos del proyecto. Sus comentarios fueron muy constructivos y de gran ayuda.

Las sensaciones al salir fueron muy interesantes. Tanto, que vale la pena contarlas en otro post: Feedback, sigue el camino de baldosas amarillas.

 

 

Aprender a pensar

Hoy he tenido una reunión con mi director de tesis. La cosa era enseñarle lo que llevo hasta ahora, los próximos pasos y cómo estoy afrontando el trabajo de análisis.

Parece que llevo bien el nivel de lecturas: 15 libros desde agosto (solo contando los del doctorado) + artículos. El campo lo dejo aparcado, fue recomendación suya hace un par de meses, así que aparcado hasta próximo año.

El problema es el entregable de final de curso. Se espera que todos los doctorandos presentemos un documento en junio. En mi caso, que he decidido hacer una tesis tradicional y no de compendio de artículos, que estoy a tiempo parcial y que es mi primer curso…

25 páginas escritas de lo que debe empezar a ser mi tesis.

En ese texto se espera que empiece a mostrar mi capacidad de análisis y de que soy capaz de investigar y pensar por mi misma. Todo ello sustentado por referencias consistentes y apoyándome en lo que han pensando «los mayores» antes que yo.

Se me ha quedado cara de susto. No sé si volver a leerme todo otra vez, se me acaban de olvidar hasta los títulos. Paréntesis indefinido en el blog. Tiempo de escribir, pero no aquí.

A ver.

 

Recuerdos, fotos y pistas

Mi abuela siempre se empeña en que me lleve algo de ella cuando me vuelvo a Barcelona. Una sortija, un pañuelo, unas chanclas…yo nunca le acepto nada, pero ella se empeña. Su mayor miedo, además de la muerte, es que su familia la acabe olvidando cuando ya no esté.

Por eso también cuando voy, me cuenta cosas de mi bisabuela Casilda y mi bisabuelo Goyo, es su forma de pasar el recuerdo de sus padres a la siguiente generación. Se pone contenta cuando me cuenta que iban 5 nietos en un coche camino de Torrevieja, entre los 5 estaban mi madre y mis tíos.

Los recuerdos nos dicen quiénes somos y de dónde venimos. No son realidades, son interpretaciones de la realidad, guardados de forma selectiva. Muchos recuerdos duros se acaban desdibujando, perdiendo el contorno y la forma, mientras que otros más básicos siguen vivos, revisitándonos una y otra vez. Como el olor a jazmín.

A mi abuela nunca le acepto nada, pero cuando voy saco todos los albumes viejos, los abrimos y me los relata. Las fotos siguen siendo las mismas, pero cada vez me las cuenta de una forma distinta. Quizá por eso, una de las últimas veces que fui me tenía preparado un album sólo para mí, para que me lo trajese a Barcelona. Fotos de los bisabuelos, de ella, de mi abuelo Miguel, de todos mis primos y mis hermanos; y un montón de fotos mías.

De vez en cuando lo saco y lo ojeo, aún no sé muy bien cómo pero esto está conectado con el tema del doctorado, la identidad, la imagen y la memoria. Me da pistas que aún no estoy preparada para leer.

¿Qué dicen las fotos de nosotros? ¿Somos capaces de verlo?

Hoy me han revelado algo nuevo. De los 6 a los 15 no salgo sonriendo en ninguna de las fotos. Yo sé que es normal porque en mi casa estaba la tormenta del divorcio de mis padres, pero desde fuera solo se ve a una niña seria y «metida para dentro». Mi hermano tampoco sonríe en muchas.

¿Se puede leer a la gente a través de sus selfies? ¿Qué nos están diciendo las fotos que nuestros amigos suben de sí mismos? ¿Están bien? ¿Son felices? ¿Se sienten solos?

Hace unos días entrevisté a una chica de 13 años (A) creo que ha sido mi primera informante. Me dijo que sus amigas suben muchas fotos, (morritos, poses, fotos divertidas) que las borran si después se arrepienten porque creen que tienen que salir bien en todas. Sacan 20 o 30 fotos hasta que dan con la que ellas consideran perfecta. La retocan y la suben a Instagram.

Le pregunté a «A» si me enseñaba las que había subido ella. Sólo tenía 2 y en ninguna de ellas se le veía la cara o el cuerpo. Me puso muy triste y me recordó mucho dolor del pasado. «A» está muy gordita, si no le ayudan a gestionar las emociones, es posible que tenga un impacto en su salud de adulta. Me dieron ganas de darle un abrazo.

Sus fotos le están diciendo al mundo que no le gusta la imagen del espejo, que se empeña en ocultarla, y los adultos somos incapaces de verlo.

Me da mucho que pensar. ¿Qué dicen las personas que aprecio con sus fotos de instagram?