Categorías
Reflexiones

El aburrimiento del hater

El lunes salieron las estadística anuales de Spotify, los datos de escucha de los usuarios. Para que los compartan con sus colegas, se rían de sí mismos un rato por horteras o simplemente para que se sorprendan de los minutos que están oyendo música en la trastienda, escuchando a ratos mientras hacemos otras cosas.

Así que esta semana la red se ha llenado de los top5 de la gente mientras han aparecido otros tantos tweets y publicaciones varias de otra gente que los criticaba. Porque hasta en ese pequeño detalle de compartir algo con tus amigos, también te vuelves mainstream, porque haces lo mismo que todos los demás. PUES SI. CLARO QUE SÍ.

El hater es una persona que se aburre, que no se despega del móvil, busca ser el primero en la tendencia, que caduca pronto. Intenta hacer las cosas distintas porque la verdad, que es exactamente igual al resto, subyace en lo profundo y no mola reconocerla.

HATER: Vas a las mismas tiendas, consumes la misma música, la misma comida, lees los mismos libros, votas a los mismos partidos, «tus sitios» son «los sitios» de miles de personas, te gustan las mismas series…Te esfuerzas por distinguirte buscando lo bizarro, lo único, lo excepcional, lo aventurero, lo que el resto no se atrevería. Porque crees que eso es lo que te define y te distingue de la masa. Tú no eres masa. NO, QUE VA.

A ver, llevas una semana viendo cómo la gente comparte lo que le gusta oír porque les hace ilusión y ya te has aburrido, quieres nuevos estímulos en las redes, cortos, pero que sean distintos, que si no, tu cerebro se aburre. Por eso twitteas o publicas en Instagram que basta ya, que la gente no entretiene. Están haciendo exactamente lo mismo que los demás. Tú no, tú no has mirado las estadísticas de Spotify, claro que no. Estás por encima de eso. Porque si por un casual las hubieras mirado, habrías estado tentado de compartirlas y eso sería taannn mainstream.

Ser Hater es una forma de estar en el mundo, como crearse una identidad digital, una pose o pertenecer a una tribu (no pequeña) de gente que simplemente se queja de lo que hace otra gente. En su derecho están, por supuesto. Aunque la realidad es que sólo están aburridos. Se mezcla el miedo a ser convencional, a no destacar, con el aburrimiento moderno que deja una insatisfacción permanente.

Lo que es significativo para ellos importa, lo que es significativo para el resto en cambio tiene menos brillo. Una suerte de condescendencia, rebajar los gustos de otros parece aupar los propios.

Si Mari Carmen quiere compartir con sus amigas del tenis que Maluma es su grupo favorito y «Con las ganas» su canción favorita, ¿A ti qué más te da?

Se puede estar en el mundo sabiendo que haces exactamente lo mismo que los demás. Y no pasa nada.

4 respuestas a «El aburrimiento del hater»

«aquellos que, al verse superados por el talento de otros, deciden menospreciarlos. Incluso deshacerse de ellos. El miedo los lleva a vivir en una continua mediocridad, donde no avanzan ni dejan que otros lo hagan.»

No creo, me suena muy patológico y ser hater es de lo más mainstream.
😀

Muy de acuerdo, parece que la gente tiene como pasatiempo quejarse de todo… Además a mí el resumen de Spotify me encanta, ando deprimida porque no me ha funcionado este año

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *