Categorías
Reflexiones

muros

Amor en crudo. Eso es tener 20 años. Es aprender a querer sin tapujos, sin complejos. Sin miedo a confesarle al mundo que te estás enamorando y que es maravilloso.

Pero en algún momento indeterminado entre los 2o muchos y los 30 más se rompe algo profundo. El rechazo, el desencanto, quizá una primera crisis, la de los 30 que nos hace preguntarnos si el hombre con el que nos despertamos es con el que queremos tener hijos. Y ahí empieza una búsqueda profunda por encontrar a ese otro amante que nos ilumine, que nos enseñe el camino, que nos saque de la sordidez diaria que todos sentimos.

Así encadenamos amantes, uno tras otro, artistas, músicos, tipos brillantes en su oficio y hasta incluso en la cama que corren paralelos a nosotras sin cruzarse de verdad en nuestra vida. Otros que siguen buscando lo mismo sin encontrarlo. Que les iluminen y que les saquen de la rutina.

Hasta que nos cansamos de tantas caídas libres sin paracaídas, sin salvavidas siquiera. Toda la soledad que sentimos y que no hemos hecho más que construir a través de nuestros propios muros. Esos que debían dejar fuera toda posibilidad de sentir, de que nos volvieran a hacer daño.

Maduramos.

El suelo se vuelve sólido, tangible. Recordándonos con los primeros tanatorios que los 40 se acercan y que los próximos ya no son nuestros abuelos sino nuestros padres. Y ahí se derriban los muros y se acaban las chorradas. Menos buscarse uno mismo (si total no va de encontrarse, sino de inventarse una buena historia y creérsela) y más escuchar al de al lado. Qué siente, qué comió, cómo fue en el trabajo y qué está en nuestra mano para hacer que este día acabe mejor.

Cuidar de los demás como forma de cuidar de uno mismo.

Leerse a Celine al final del verano da tristeza. «Ya, pero si vas a investigar lo del existencialismo, hazlo bien

2 respuestas a «muros»

Me gusta tu blog pero no puedo suscribirme porque no encuentro la opción. Si puedes decirme dónde está o incluirla, genial. Si no, intentaré acordarme de visitarlo de vez en cuando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *