Categorías
Reflexiones

Ser un 1 es una mierda

«Ser un 1 es una mierda» pensaba mientras volvía a casa. ¿No podía haberle tocado un 8 «el desafiador», o un 7 «el entusiasta»? No, tenía que tocarle un puto 1.

El que quiere ser perfecto, el que quiere corregir el mundo. Una Mary Poppins en el mejor de los casos y la enfermera de Alguien voló sobre el nido del cuco, en el peor. A nadie le cae bien un 1.

Pensó en las expectativas. Siempre las había llevado mal, cada halago y cumplido se habían transformado en una mochila llena de piedras, como hundirse en el agua. Porque una vez que se expresaba en alto se transformaba en una obligación. No vales lo que eres, vales lo que haces. Así que tenía que hacer siempre, cumplir metas una detrás de otra y siempre era insuficiente, siempre había cosas por hacer o que podían haber sido hechas mejor.

Se había leído todos, hasta el 9, pero de todos el suyo le parecía el peor, otra losa. Se imaginaba a todos los 1 por el mundo aguantando en silencio a los Pepitos Grillo de su cabeza, a los que desarrollaban TOCs, a todas esas mentes que vivían su vida como una batalla campal entre negro y blanco, nunca gris. Nunca la clemencia del gris. Como la película de Mejor Imposible, en serio ¿Quién quiere hacer de Jack Nicholson?

¿Qué tiene de bueno ser un 1? Nada. Nadie quiere tener cerca a alguien que le diga lo que tiene que hacer, nadie quiere pensar un email 30 minutos antes de mandarlo y aún así pensar que «no está bien».

Ahora que lo pensaba se había rodeado de otros que eran distintos. Muchos 7, algún 4, algún 5, un par de 9. Él era el único 1, casi daba gracias, habría sido otro infierno tener más 1s cerca. Todo cobraba sentido, «deja de corregir a los demás» le habían dicho muchas veces. ¿Pero esta mierda se puede evitar? ¿De verdad puedes ser de otra manera?

Aceptar…¿eso era un verbo de la primera conjugación, no?

Aceptarse…verbo reflexivo.

-¿Y cuando el 1 no corrige?

-«Inspira».

-¿Cómo una musa?

-No, como un profesor. Se supone que te tienes que soltar, salir un poco de tu encorsetamiento.

-Y eso ¿cómo se hace?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *