Categorías
Reflexiones

Termostato

Si le parece subimos por Casanova y de ahí luego a Gran de Gracia. Ahora esta muy tranquilo y se llega bien. Siendo domingo no habrá problema. Ayer habría sido otra cosa, sobre todo con el Orgullo que ha habido mucho trabajo. La verdad es que no nos podemos quejar porque lo que va de 2019 está siendo mucho mejor que los últimos años. Se nota que no hay tantos Uber ni Cabify en la ciudad, que la gente sale y gasta más. Parece que la crisis ya se se acaba de verdad, habrá que rezarle a la virgen o algo porque han sido años muy duros. A punto estuve de perderlo todo, hasta la licencia del taxi. Compartía la licencia con mi pareja, dos hijos, una casa, el divorcio fue justo antes de la crisis y no sé si fue mejor o peor. Al principio me alquilé una habitación, no sé muy bien porqué. Quizá para no vivir con mi madre, menuda tontería. Ahora vivo con ella pero en aquel entonces me pareció que la cosa estaba mal, que de mayor tienes que poder vivir por tu cuenta. Madre mía, como está esto un domingo por la noche ¿ve lo que le digo? Para mí la clave es Gracia. En concreto tres sitios, el Adonis, La pepita y el Bar Mut. Si están llenos y tienen movimiento en la terraza, es que la cosa está bien, que hay trabajo. Antes de la crisis los veías con cola pero luego daban pena, estaban vacíos, pero ahí están, han aguantado y vuelven a estar como antes. Son míticos de la ciudad. Pues lo que le decía, para mí Gracia es una forma de saber si va a haber trabajo y cómo lo voy a pasar con el taxi. Es un barrio con mucha vida, mucho hippie bohemio con pasta, si hay movimiento aquí es que la ciudad va bien, es un termostato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *