Sin drogas de supermercado: conclusiones (¿?)

S

No tengo conclusiones, solo muchas más preguntas.

¿Por qué es omnipresente el azúcar? Tomate frito, pan blanco, embutido…todo tiene azúcar si le damos la vuelta al envase y miramos los ingredientes. ¿Por qué?

¿Por qué la sociedad está cada vez más obesa y más enferma? ¿Cómo podemos culpar a las personas de no tener fuerza de voluntad y hacerlos sentirse deprimidos y fracasados por el peso?; cuando la comida basura está en todas partes? cuando todos los anuncios, películas y productos del supermercado potencian comer mal? cuando las farmacéuticas se enriquecen gracias a las diabetes, colesterol y enfermedades coronarias?

¿Cómo de conectado está el cáncer con la mala alimentación?

Mi lista de preguntas sigue. El experimento sólo ha sido una excusa para reflexionar sobre la comida. El café y el alcohol probablemente son de las sustancias menos malas que incluía el experimento, frente al azúcar, la coca cola, la bollería y los alimentos procesados en general.

Pero más que el experimento, que solo ha sido una prueba de fuerza de voluntad y de modificación de pequeños hábitos; lo que realmente ma he hecho reflexionar son los documentales que estoy viendo, y son unos cuantos:

Mis reflexiones sólo están al principio. El experimento ha terminado y he vuelto al café y al alcohol (el resto ha quedado descartado de mi dieta), pero esto no ha hecho más que empezar… Tengo dos puntos de partida que voy a seguir investigando y pensando sobre ellos:

1. Comer es un acto político

Todo está conectado, la economía, la polución, la cultura, el sistema sanitario, la explotación de cultivos, el precio de un tomate… Lo que nos llevamos a la boca tiene consecuencias sobre nuestro cuerpo y el mundo que nos rodea. Cada visita al supermercado es un pequeño efecto mariposa; con implicaciones mucho más profundas que a quién votamos cada 4 años.

2. ¿Qué es «comer bien»? Comer es cultura

Marvin Harris tiene dos libros que reflexiona sobre la alimentación desde el punto de vista antropológico: Bueno para comer y Vacas, cerdos, guerras y brujas. Explican porqué en unas sociedades se comen insectos y en otras no se prueba la ternera o el cerdo. Las creencias marcan nuestra alimentación.

¿Qué creencias tenemos en la sociedad occidental para envenenarnos lentamente con comida basura? Proteínas animales, leche, queso, fritos, cantidades que no nos caben en el estómago, sal y azúcar por kilos, procesados que no tienen nada de comida… ¿a qué dioses estamos adorando?

Re-pensando en ello.

 

 

 

 

 

 

 

About the author

Patricia Salgado

Add comment

By Patricia Salgado

Últimas entradas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies