Secreto: gente de tierras nobles

S

-Buenas, vamos a Guillém Tell con Príncipe de Asturias.

-Príncipe de Asturias no será.

-Ay perdón, con Avenida de Asturias. Hay una calle que se llama Príncipe de Asturias en el barrio de mis padres en Madrid, y me confundo.

-De Madrid?

-Sí, llevo tres años aquí.

-Y qué prefiere, Barcelona o Madrid?

-No creo que se pueda elegir, cada ciudad tiene sus cosas.

-Tiene usted toda la razón. [silencio desde la parte delantera del taxi.] pero…le voy a decir usted un secreto. Yo soy de Salamanca, llevo 33 años aquí, que se dice pronto. Bueno, pues si no hubiera conocido a mi mujer a los tres meses de venirme, me habría vuelto hace mucho a Salamanca. Me vine a buscar trabajo, cuando llegué esto estaba lleno de gallegos, extremeños y andaluces; y catalanes, claro. Extranjeros aún no había. La ciudad es muy bonita, se vive bien, pero la gente, la gente cuesta.

Hay buena gente también, como en todos sitios, pero aun así cuesta. Al principio pensé en volverme, y mi mujer estaba dispuesta, pero a mí me dio pena. Ella era muy joven, nos llevamos 7 años y no me pareció bien separarla de sus padres. Yo ya había visto cosas, viajado. Había ido a Logroño, había vivido en Madrid, en Asturias… pero ella sólo conocía esto. Así que nos quedamos. Aunque si una bola de cristal me hubiera dicho que luego iba a pasar todo lo que ha pasado con la política, no lo habría pensado y me habría ido.

Si es que son las pequeñas cosas, aquí sólo saben vivir para trabajar. Del trabajo a casa y de casa al trabajo. Es invierno, y a las nueve no te encuentras a nadie por la calle, en Madrid a las diez de la noche tienes los bares llenos. Que todo es como lo mires, pero aquí es que no saben relacionarse, hablar con el otro. Si es los vecinos, y no se conocen. Mire, yo voy todas las mañanas a tomarme el café a la misma cafetería desde hace lo menos 15 años. Mi mujer compró una cafetera de cápsulas, pero a mí no me gusta el café que hace. Pues 15 años entrando en el mismo bar, saludando en alto “Buenos días” y todavía hay gente que le cuesta saludar.

En Madrid yo me acuerdo que ibas a una discoteca o a un bar, que yo iba mucho por allí por los bajos de Arguelles, y acababas hablando con todo el mundo, socializando. Los que somos de tierras nobles, Salamanca, Madrid, Castilla en general, seremos de pueblo, porque aquí dicen que son más europeos y será verdad, pero los de tierras nobles sabemos esto. Saludar, despedirse, hablar con una persona aunque no se conozca, aquí se ponen hasta nerviosos.

Yo ya no pienso en volver, son muchos años; pero le cuento, si no hubiera conocido a mi mujer a los 3 meses, no habría tenido razones para quedarme.

 

Taxista anónimo.-

About the author

Patricia Salgado

Add comment

By Patricia Salgado

Sobre mi

Socióloga especializada en investigación de mercados, trabajando en marketing digital desde 2009.

Mi especialidad es el análisis del comportamiento de las personas a través de herramientas digitales.

Utilizo el blog para reflexiones personales, notas y apuntes.

Puedes encontrar mi experiencia profesional en Linkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies