Ejercicios de foco, vino, queso y un balcón

E

Algunos lunes cuestan más que otros.

Hoy ha sido de esos que piensas que las circunstancias te llevan a ti y no tú a ellas.

Hace unos días un colega me dijo que hacía Mindfulness, me explicó que uno de los ejercicios que había hecho era redescubrir la experiencia de una pasa en su mano, en la nariz, en la boca. Me pareció que valía la pena investigar y lo probé con una almendra. Hoy he ido un poco más lejos y me he comprado un vino, unos quesos y unas olivas.

¿De qué va esta historia? De poner foco, de sentir lo que está pasando a tu alrededor, sin divagar, ni pensar en lo que has hecho, ni en lo que vas a hacer, sólo en lo que estás haciendo.

Este ha sido mi ejercicio:

Me he sentado en el balcón después de darme una ducha. Brisa en la piel de los brazos, de la cara, de las piernas. Una moto que pasa. Joao Bosco de lejos. Mi balcón huele a plantas recién regadas y otro poco a mariahuana del club que hay en la esquina de mi calle. Golondrinas, cielo rosa.

He abierto el vino. Huele suave, a algo que está muy lejos de ser familiar, es suave y no “canta” a madera. Respirar, se hincha el pecho, el estómago, se me levantan un poco los hombros. Siguen pasando las nubes rosas.

Lo pongo en la copa, el rojo me parece joven, como los perros que tienen más energía de la que pueden controlar, pero que son tiernos y suaves cuando te acercas. Se levanta más viento, se me agita el vestido. Sinhá, Chico Buarque, y Bosco que sigue. Me lo llevo a los labios, doy un sorbito, lo trago. Quizá suave de más, me gusta que rasquen un poco al final, como las mujeres que se van dando un portazo en las películas.

Sigo con los sorbitos. Joven, perfecto para balcones y verano. Al final dejo la copa y le meto mano a las kalamata, al tomate, a la rúcula y al queso; y entonces sí, explosión. Comer despacio. Todas mis neuronas puestas en esta aceituna perfecta, ¿dónde habrá crecido, dónde ha madurado? ¿De dónde vienes aceituna?

Un pájaro espontáneo dándole una serenata a la novia, sigue, vas bien, no se podrá resistir.

Y en medio de todas estas sensaciones vuelvo aquí, sigue siendo lunes, pero un lunes muy distinto. Gracias J, prueba lo de la pasa en un balcón.

El vino ha sido seleccionado por La Vinícola, un sitio de esos por los que ha pasado mil veces de camino al trabajo y nunca había parado hasta hoy. El joven en concreto se llama 12@.

 

Sigo con mi cielo, menos rosa, más azul, con la brisa, los sorbitos de vino en el paladar y la música de Brasil.

About the author

Patricia Salgado

Add comment

Sobre mi

Socióloga especializada en investigación de mercados, trabajando en marketing digital desde 2009.

Mi especialidad es el análisis del comportamiento de las personas a través de herramientas digitales.

Utilizo el blog para reflexiones personales, notas y apuntes.

Puedes encontrar mi experiencia profesional en Linkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies