Canibalismo en la oficina

C

Un equipo es como una tribu, y una oficina  es como el territorio donde esa tribu vive y convive con otras.

Los azande eran un pueblo que habitaba los territorios actuales del Congo. Estaban formados por varias tribus y aldeas, y uno de sus rasgos más interesantes era su organización política. El Rey ganaba legitimidad, respeto y poder, delegando su poder en otros, creando una red compleja de intercambios.

Los zande o azande eran conocidos como niam-niam que para los mercaderes árabes del Sudán significaba “devoradores de hombres”. A lo largo de la historia nómadas, misioneros, exploradores, militares y botánicos, aseguraron que los azande eran caníbales. Aunque ninguno de ellos los había visto comer carne humana, no habían visto huellas de cadáveres o mutilaciones a excepción de periodos de guerra, y ningún miembro de los azande admitía haber comido carne (humana).

No había pruebas de primera mano, pero todo el mundo daba el relato por bueno y no se cuestionaba su veracidad. Los niamniam era el cuento que se contaba los niños árabes y a los niños británicos. Eran el coco.

Oficina. Equipos, comunicación deficiente, información parcelada y mucho tiempo para los pasillos; la misma necesidad humana de construir un “nosotros” frente a un “ellos”.

Evans Pritchard fue de los primeros etnógrafos dentro de la antropología. A diferencia de otros, él no se quedó en casa haciendo antropología con el relato de los exploradores que volvían a Inglaterra. Vivió varios años en África en diversos territorios zande, para aprender de ellos su lengua, sus ritos y su visión del mundo.

Lo primero que hizo con la cuestión del canibalismo, fue recopilar todos los relatos que mencionaban el tema, y analizar con precisión si el narrador vivió los hechos realmente o sólo había reescrito lo que otros le habían contando. Contrastó fechas, rutas y autores; y luego comparó lo que tenía sobre la mesa:

 

Los resultados de su investigación, sumados a años de trabajo sobre el terreno, le llevaron a determinar que sólo había indicios aislados de canibalismo, que estaba ligado a épocas de hambruna y guerra; y que hacía varias décadas que era una práctica extinta.

…pero los niamniam siguieron siendo el coco muchos años después.

Hay muchos casos históricos en los que las noticias falsas se imponen, creando una verdad que tiene poco de objetiva, pero que es tomada como cierta por un grupo de gente.

  • Las brujas de Salem
  • El ocultismo de los Cátaros
  • …o eso que hace el otro departamento/jefe/compañero sólo para boicotear nuestro trabajo

Familiar?

Las leyendas negras son humanas, somos dados a la inventiva, es parte de quienes somos y de cómo construimos nuestro mundo. Es lo que nos permite construir esa parte del relato que nos queda en blanco porque nos falta información. Estamos hechos de historias.

El problema es que rellenamos los huecos del relato basándonos en percepciones, en las emociones que nos suscita una u otra persona, en nuestros prejuicios, miedos, en lo que nos ha contado uno, que a su vez le ha contado otro, que lo oyó junto a la máquina del café. Poca gente de primera mano y mucha rumorología e interpretación.

“han lanzado esa campaña sólo para tenernos el fin de semana aquí de guardia”, “No han hecho la actualización para ponernos en evidencia, porque saben que tenemos a los clientes quemados”

Afirmaciones sin fundamento que a medida que corren por la oficina, van ganando tracción y se convierten en bolas de nieve. Las leyendas negras tienen una función social positiva (y muchas perniciosas):

Positiva

  • Genera gran cohesión social. No he visto nada que levante unos muros tan altos y tan infranqueables alrededor de un equipo o departamento, como tener un enemigo común identificado y claro:

“Los de negocio no tienen ni idea de cómo está montado este chiringuito y lo que nosotros tenemos que hacer para que nada se rompa”

“Los de IT no tienen ni idea de lo que el cliente quiere y las de horas que echamos para seguir haciendo dinero y que esto no se vaya al garete”

“Los empleados no tienen ni idea de lo importante que es que nosotros tengamos la oficina limpia, la máquina de café lista y las basuras vacías para que su vida sea más fácil”

Negativas

  • Sacan nuestra peor parte, la rastrera, la que como humanos también llevamos dentro. Juzgamos sin información y ayudamos propagar el rumor condicionando a otros e influyendo en su opinión.
  • Alejamos el foco social de lo realmente importante.
    • En el caso de los zande, que estaban siendo invadidos paulatinamente por diversas tribus y que estaban abocados a desaparecer de forma silenciosa con la llegada de los europeos.
    • En el caso de las brujas de Salem, que los colonos estaban siendo despojados de parte de los derechos logrados para ponerse al amparo y protección del hombre fuerte (normalmente el que juzgaba a las brujas).
    • En el caso de los cátaros, reinos que estaban mostrando más autonomía religiosa de la que la Iglesia Católica estaba dispuesta a permitir.
    • Los objetivos de negocio: cuando estamos más pendientes de cómo escribe un mail “el otro” o de cómo reacciona en una reunión, en lugar de alcanzar los objetivos, ya nos hemos dejado embaucar por el relato.  Estaremos consumiendo energías y tiempo en protegernos de posibles ataques de “El malo”.
  • Contaminan el ambiente de trabajo: ya es bastante complicado entenderse incluso cuando hay amor de por medio (la pareja, la familia, los amigos) pero en una mesa de reuniones cargada de hostilidades invisibles, comunicarse y alcanzar acuerdos es una tarea dura, frustrante y dolorosa.

Todos sin excepción hemos sido en algún momento de nuestra vida el supuesto caníbal o el explorador que no estaba allí pero que sin querer ha ayudado a propagar la leyenda. Nuestra visión de la realidad viene de la información que tenemos,  y ésta condiciona la forma en la que nos relacionamos con otros.

En un entorno donde precisamos de más colaboración y de menos hostilidad, necesitamos contrastar la información; y ante la duda, confiar en las personas. Escuchar y mirar nuestro entorno con una mirada de aceptación y apreciación, y creer de forma absoluta y sin fisuras, que está en nuestras manos entendernos y petarlo.

 

About the author

Patricia Salgado

Add comment

Sobre mi

Socióloga especializada en investigación de mercados, trabajando en marketing digital desde 2009.

Mi especialidad es el análisis del comportamiento de las personas a través de herramientas digitales.

Utilizo el blog para reflexiones personales, notas y apuntes.

Puedes encontrar mi experiencia profesional en Linkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies