Embalses

E

Se tomó un café mirando por la ventana. Estaba empezando a llover y el azulejo rojo del balcón se iba llenando de puntos rojo oscuro, cada vez más gordos, que iban mojando todo.

Pensó en los mares de plástico. Los invernaderos del suelo que estarían cubriendo hileras de melones en Torre Pacheco. Recordó el olor a melón pasado, el calor de la nave industrial y su uniforme azul que se pegaba al cuerpo con el sudor. Le dieron el número 54, igual que la discoteca, aunque en los altavoces del almacén VERMUR (Verduras Murcianas S.L) sólo ponían Manolo Escobar, una y otra vez.

Se fue andando descalza hasta el ordenador, se sentó a la mesa y empezó a teclear “em..bal..ses…es..ta.do..act..ual” 71,85%. 22% más que hace un año, casi lo mismo que hacía 10 años. ¿Cómo de llenos estarían aquel verano que empezó a trabajar? 14 horas diarias, guantes y Piel de Sapo. El melón más caro, el Galia, se iba directo a Europa “aquí no gusta” le habían dicho.

Fuera seguía lloviendo. Este año habrá buena cosecha, pensó.

 

 

About the author

Patricia Salgado

Add comment

Sobre mi

Socióloga especializada en investigación de mercados, trabajando en marketing digital desde 2009.

Mi especialidad es el análisis del comportamiento de las personas a través de herramientas digitales.

Utilizo el blog para reflexiones personales, notas y apuntes.

Puedes encontrar mi experiencia profesional en Linkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies