El lector ideal

Creo que todos los novelistas tienen un lector ideal, y que el escritor, en varios momentos de la redacción de una historia, se pregunta: «¿Qué pensará cuando lea esta parte?» (Mientras escribo, Stephen King)

Las metáforas son siempre muy gráficas, nos permiten visualizar algo y cambiar nuestra conducta para que se acomode a esa realidad imaginada.

Cuando escribimos, lo hacemos pensando en alguien concreto. Un cliente, un jefe, un amante, un amigo… Elegimos y cambiamos a nuestro lector ideal dependiendo del espacio en el que escribimos, no es lo mismo un informe que una carta o un post. Escribimos pensando en esa persona concreta; y el mismo mensaje cambia de forma radical dependiendo de a quién nos dirigimos, aunque sea imaginariamente.

Lo mismo ocurre con Instagram. Antes del experimento «Sin Redes», algunas fotos las tomaba, editaba y publicaba para una persona concreta. Se establecía así lo que yo consideraba un diálogo tácito entre los dos. Los comentarios, los likes, las fotos subidas a modo de réplica y las conversaciones físicas, eran la confirmación de que el mensaje había llegado con claridad. Las personas para las que publicaba iban cambiando, pero el lenguaje visual era muy similar.

En ambos casos, escribir / postear hay un componente de identidad. Lo que decimos (y lo que hacemos) es lo que somos. Así que escribiendo a ese lector ideal estamos construyendo la imagen que queremos que él o ella tengan de nosotros. Estamos construyendo una narrativa personal dirigida a personas concretas.

Detrás de nuestro lector ideal están nuestras intenciones. A ese lector ideal ¿lo queremos convencer, seducir, informar? ¿Cuál es nuestro objetivo con el documento? ¿Qué mensaje le estamos mandando y qué esperamos que la otra persona haga con dicha información? ¿Qué acción queremos desencadenar cuando publicamos? La exposición publica escapa fuera de nuestro control una vez que posteamos; y es posible que además de nuestro lector ideal (en caso de que sea una persona real) puedan leernos otros. ¿Entenderán de la misma forma el mensaje? ¿Desencadenará otras acciones que no habíamos previsto?

***

Esto me da ideas para preguntar a las informantes sobre sus fotos de instagram (trabajo de campo):

  • ¿Pensaban en alguien concreto cuando subieron esa foto?
  • ¿Cuál era el mensaje implícito?
  • ¿Qué les gustaría que la otra persona pensase de ellas cuando vieran las fotos?
  • ¿Cómo supieron si el mensaje se había entendido?
  • ¿Desencadenó algún tipo de respuesta en la otra persona? ¿Fue la esperada?

 

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies